Remodelación Instituto Nacional del Tórax

A paso firme avanzan las obras de remodelación del Instituto Nacional del Tórax, trabajos en los que se están invirtiendo 6 mil 500 millones de pesos, y que permitirán a este establecimiento enfrentar con una cara renovada el desafío de ser el principal centro de referencia nacional en tratamiento de patologías cardiacas y pulmonares complejas.

Estas labores, que partieron en mayo de 2013 y se espera que concluyan en marzo de 2016, incluyeron la construcción de un edificio de 400 metros cuadrados para instalar a las unidades administrativas del hospital, y la remodelación de 2.500 metros cuadrados del edificio construido en 1954.

“Esta remodelación obedece a la necesidad del Instituto de responder de mejor manera a la demanda de ser un centro de referencia nacional de trasplantes pulmonares y cardiacos, de patologías pulmonares y cardiacas complejas, y como referente de ECMO (la sigla en inglés de Oxigenación por Membrana Extracorpórea)”, explica Laura Morlans, Subdirectora de Operaciones del INT.

Transformaciones que han causado más de algún trastorno tanto a los usuarios como a los funcionarios del INT, pero que -dice Laura Morlans- “es un esfuerzo que se debe hacer para tener una mejor infraestructura y conservar el patrimonio público, tanto para los funcionarios del INT como para el 80% de los chilenos que son usuarios de la Salud Pública”. 

Fluidez y ahorro

Si bien el nombre del proyecto es “Habilitación e Implementación de la Unidad de Paciente Crítico y Laboratorio de Hemodinamia”, lo cierto es que no sólo afecta a esas áreas, sino que también a las que les prestan servicios y les dan apoyo, explica Laura Morlans. De ahí que, agrega, en lo sustancial las obras incluyen: el fortalecimiento de la unidad de paciente crítico, con 18 camas más para pacientes críticos, y  la ampliación y fortalecimiento de la red de cardiología intervencional. 

Esa transformación significó proyectar mejoras en los servicios de Esterilización, Broncoscopía (ambos ya listos), Laboratorios, Ecocardiografía, Imageneología y Anatomía Patológica, además de la Unidad de Medicina Transfusional.

“Se hizo un diagnóstico de la institución y se vio que existían espacios físicos que se podían reestructurar y habilitar. Uno de ellos era el 2° piso, que se transformará en un gran piso de apoyo diagnóstico y el 5° piso, donde el antiguo pensionado, que estaba cerrado, recintos que se abren nuevamente para aportar 18 camas de cuidados críticos al Sistema Público de Salud”, detalla la Subdirectora de Operaciones.

Laboratorio en contenedor  Autoclaves y plasma de esterilización  Anatomía Patológica

Avances tecnológicos

En el caso de Cardiología Intervencional, de las cuatro salas proyectadas dos serán de electrofisiología y las otras dos de hemodinamia. Una de estas será una sala híbrida: “Ahí vamos a tener un angiógrafo que tiene la posibilidad de moverse de tal manera que, si se está atendiendo a un paciente y se determina que se le debe hacer una cirugía cardiaca, no habrá necesidad de moverlo a pabellón, sino que podrá ser intervenido quirúrgicamente en el mismo lugar”, explica Laura Morlans.

Además del angiógrafo, que está en proceso de licitación, también se va a incorporar un endosonógrafo bronquial (EBUS), en la Unidad de Broncoscopía, que permite realizar biopsias de ganglios mediastínicos (varios grupos de nódulos linfáticos, especialmente a lo largo de la tráquea, a lo largo del esófago, y entre el pulmón y el diafragma), de forma ambulatoria y sin necesidad de realizar una cirugía.

“Cada día los procedimientos están más orientados a que sean mínimamente invasivos y ambulatorios. Es decir, con este tipo de equipamientos se podrán resolver patologías complejas, sin necesidad de hospitalizar y hacer cirugía torácica, liberando camas para aquellos pacientes que realmente la requieren.”, agrega.

En marzo de 2016 se espera tener las obras completas y el equipamiento a punto para ser usado.  Esterilización, Broncoscopía e Imageneología ya están en funcionamiento, el laboratorio clínico está en vías de traslado, la unidad de cuidados intermedios está con 90% de avance y las salas de Cardiología Intervencional con 10% de avance.

Serán casi cuatro años de grandes cambios y más de algún inconveniente: “Los cambios siempre son difíciles tanto para los funcionarios como para los pacientes y sus familiares”, reconoce la Subdirectora de Operaciones, quien agrega: “Con este cambio, no exento de dificultades, vamos a lograr tener una institución a nivel de cualquier centro internacional, con la más alta tecnología. Y eso gracias al esfuerzo de todos los funcionarios del instituto que se han puesto la camiseta y han resuelto en conjunto las dificultades que se han presentado”.