Pacientes que sufren apnea del sueño reciben equipo CPAP

La Unidad de Medicina del Sueño del Instituto Nacional del Tórax es el principal centro de derivación a nivel nacional para problemas de sueño y cuenta con la tecnología de punta para poder dar solución a cada uno de sus pacientes del sistema público.

Los problemas respiratorios como la apnea del sueño son trastornos potencialmente graves, ya que son interrupciones de la respiración y que generalmente asociamos sólo a los ronquidos. Pero el problema es más común de lo que creemos, y para quienes la padecen es mucho más complejo, ya que es crónico, genera sueño de mala calidad y, por ende, agotamiento durante el día. En agosto, una veintena de pacientes diagnosticados con algún tipo de trastorno del sueño, recibieron equipos CPAP (por su sigla en inglés), un dispositivo que brinda Presión Positiva Continua en la Vía Aérea, bombeando aire dentro de la vía respiratoria de los pulmones, manteniendo la tráquea abierta durante el sueño.

En el Auditorio Central de nuestro Instituto, el equipo multidisciplinario, encabezado por el jefe de la Unidad de Medicina del Sueño, otorrinolaringólogo, Dr. Ariel Cisternas, impartió una charla explicativa para que cada uno de los pacientes seleccionados pueda disfrutar de un reparador sueño al volver a casa. 

El equipo CPAP es el más moderno del mercado que, a través de una señal telefónica, comunica los hábitos de sueño, horarios, complicaciones y progresos que cada uno de los pacientes tiene durante su utilización. Al ser monitoreado vía remota, los pacientes cuentan con un especialista de cabecera que vigila sus sueños, y si éstos se ven interrumpidos, el médico los llama para conocer la causa. Por el contrario, si la adecuación al equipo es óptima, el paciente deberá asistir a su control mensual, como de costumbre con su especialista asignado.

La Unidad de Medicina del Sueño del Instituto Nacional del Tórax es pionera en resolver trastornos del sueño sólo para pacientes del sistema público de salud y actualmente somos el centro con más casos en estudio, derivados de Atención Primaria de Salud (APS) y establecimiento públicos de todo el país.

Es importante considerar que la asignación de un dispositivo para el sueño, por parte del Instituto Nacional del Tórax, se realiza una sola vez y tienen una duración aproximada de 5 años, tiempo suciente para que el paciente adquiera el propio para la continuación de su tratamiento. Según indicó el Dr. Cisternas, “el CPAP es solo un dispositivo que alivia las apneas, no las cura”, por tanto un paciente diagnosticado con trastornos de sueño, deberá dormir junto a él, de por vida.